11 de diciembre de 2023

Cardo borriquero

 


Etimología:
Del griego “onos” asno, y “perdein” pedo, por los efectos que producen en las bestias.

Descripción: Planta bianual de hasta 3 m. robusta, tomentosa, ramificada en la parte superior. Tallos amarillentos con alas provistas de espinas de hasta 5 mm. Hojas ovales o lanceoladas de hasta 35 x 20 cm pubescentes, blanco tomentosas por debajo, sinuosas, con 6-8 pares de dientes con espina de 5 a 10 mm. las medias y superiores decurrentes. Flores púrpuras o blancas en capítulos de 3 a 5 cm casi globosos, brácteas del involucro  con espinas de hasta 5 mm. las exteriores revueltas. Frutos de 4-5 mm. gris negruzco con surcos transversales y vilano casi doble de largo con pelos rojizos.

Florece en verano.

Onopordum acanthium  L., Centro botánico, Cardo borriquero
Centro Botánico de Juzbado

 

Comestible

- Los capítulos antes de la floración, quitando las brácteas externas y cortados en cuatro trozos se añaden a ensaladas y se consumen igual que las alcachofas.

- Los capítulos, pétalos y tallos jóvenes se consumen como verdura o hervidos y fritos.

- Los tallos jóvenes se añaden a sopas y se preparan encurtidos.

- La raíz se cocina como la zanahoria.

- Las semillas se comen tostadas, y de ellas se extrae un aceite para cocina.

Etnobotánica

- De los tallos se obtiene fibra textil, yesca y pasta de papel.

- Las lígulas sirven para cuajar la leche.

- Es un buen alimento para los burros, pero no para otras bestias, y les provoca ventosidades, de ahí su nombre de cardo borriquero.

- Los frutos proporcionan aceite para alumbrado.

Medicinal

- Toda la planta en decocción o comida, se considera diurética y estomacal.

- El zumo o las hojas machacadas sirven para las úlceras, son un regenerador de la piel, incluso en casos de cáncer.

- Contiene alcaloides, ácido fenólico, taninos, flavonoides y una saponina.

Anotaciones

- Todos los cardos en general eran muy apreciados para la defensa de las fortalezas, los plantaban para que se pincharan los caballos, de hecho el que nos ocupa se encuentra en los escudos de Escocia y Nymes, pues delató a los piratas daneses cuando pretendían asediarles en la noche.

- En tiempos antiguos, las mujeres tenían la paciencia de recoger el vello, semejante a telarañas, para hilar y hacer telas sutiles parecidas a la seda.

- También servía esa pelusa a modo de gasa en las heridas.

 Ana González-Garzo y Augusto Krause, 2023.

HEINRICH MORITZ WILLKOM

Willkomm fue un botánico y geógrafo alemán que nació en Herwigsdorf, antigua Sajonia, en junio de 1821.  Hijo menor del pastor protestante Karl Gottlob Willkomm - que le dio sus primeras lecciones- continuó sus estudios en el colegio de su ciudad natal y posteriormente en el Gimnasium de Zittau.

Centro botánico de Juzbado, Willkomm, Heinrich Moritz, fuente: http://culturagalega.gal
Fuente: http://culturagalega.gal
Por su delicada salud no se relacionó mucho con los niños de su edad y estuvo mucho tiempo en contacto con la naturaleza, lo que despertó su interés por los animales y, especialmente, por las plantas.

En sus vacaciones en las montañas de los gigantes al noreste de Bohemia (actual República Checa), con quince años de edad, comenzó una relación con el liquenólogo J. C. von Flotow, que fue un maestro para Willkomm y con quien mantuvo una larga amistad.

En 1841, a los 20 años, comienza sus estudios de Medicina y Ciencias Naturales en la Universidad de Leipzig, única carrera que le permitía dedicarse a la botánica. Antes de acabar sus estudios fue procesado por sus ideas liberales en torno a una Alemania unida y libre y fue expulsado de la universidad por alta traición.

La falta de recursos le hizo plantearse ir a trabajar en un hospital a la India, pero el profesor Kuntze le propuso a tiempo realizar un viaje de herborización por Suiza, suroeste de Francia, y sur de España y Portugal, que financió el mismo Kuntze junto a otros botánicos y directores de Jardines Botánicos. En ese viaje descubrió la flora de la Península Ibérica, que constituyó el objeto de estudio de sus investigaciones y publicaciones más importantes.

Tras ese viaje de dos años, pasó cuatro semanas en Paris donde conoció importantes botánicos con los que se mantuvo en contacto a lo largo de los años. De vuelta a Leipzig retoma los estudios de Ciencias Naturales, decidido a continuar con la botánica. En 1850 obtuvo su doctorado con un trabajo monográfico sobre las Globulariáceas, y se dispuso a hacer de nuevo un viaje a España de dos años, pero por la falta de medios tuvo que regresar a los nueve meses.

En 1852 es nombrado profesor de Botánica en la Universidad de Leipzig y tres años más tarde catedrático supernumerario y conservador del Herbario. Ese mismo año le nombran catedrático de Historia Natural en la Real Academia Forestal de Tharand, desempeñando dicho cargo hasta 1868.  Durante ese tiempo realizó diversos viajes y numerosas publicaciones, y preparó la base para una Flora Española, que, en colaboración con el danés John Lange, fue publicada entre 1861 y 1880 tras veinte años de trabajo.

Centro botánico de Juzbado, Willkomm, Heinrich Moritz, podromus, fuente:CBOJ
Fuente: Centro Botánico de Juzbado

En 1868 el gobierno ruso le ofrece la Cátedra de Botánica de Dorpat (actual Tartu, en Estonia) y la dirección del Jardín Botánico, cargos que ejerce hasta 1873.  Con 48 años recibe el título de Consejero de Estado del Imperio Ruso y es nombrado catedrático de Botánica en la Escuela Superior Real e Imperial Mariabrunn, cerca de Viena. Continuó con sus viajes por Rusia y Alemania y con sus publicaciones.

Ese mismo año, realiza un tercer viaje a España acompañado de su hija y los botánicos Fritze, Winkler, y Hegelmaier, para estudiar las montañas y la flora alpina. De regreso, se traslada a Praga en 1874 como profesor de Botánica Sistemática de la Universidad Carolina Ferdinand y también como director del Jardín Botánico donde ejerce hasta 1892, cuando con 71 años, se retira de la docencia.

Con motivo de la Exposición Internacional de París se celebró el Congreso Internacional de Botánica y Horticultura, presidido por el francés Alphonse De Candolle, recayendo la Vicepresidencia de la Sección de Botánica en varios botánicos, entre ellos Willkomm.  Continuó con sus trabajos y publicaciones hasta su muerte el 26 de agosto de 1895.

Ana González-Garzo y Augusto Krause, 2023.

9 de diciembre de 2023

Acebo

 

Centro Botánico de Juzbado, Ilex aquifolium, acebo, historias y leyendas
Centro Botánico de Juzbado

El acebo simbolizaba la buena suerte y era atributo de los dioses solares. Se utilizaba en las fiestas dedicadas a Saturno, las saturnales, que se celebraban en la antigua Roma entre el solsticio de invierno y el 25 de diciembre, día en que el sol volvía a nacer. Durante estas fiestas se prohibía el comercio y el ejercicio de cualquier arte excepto el de la cocina y se permitía el libertinaje entre los esclavos.  La Iglesia cristiana asoció esa fecha al nacimiento de Cristo, comenzando a celebrar la Navidad.

Los druidas aconsejaban llevar a casa las ramas de acebo en el solsticio de invierno, tiempo en que daban cobijo a hadas y duendes, pero solo hasta el uno de febrero (fiesta del Imboloc de los celtas), pues entonces los seres tenían ya otros refugios y podían suceder desgracias si se mantenían las ramas en el domicilio. El cristianismo pasó la fecha tope al día de reyes.

Ana González-Garzo y Augusto Krause, 2023.