miércoles, 18 de mayo de 2022

Lamarck

Jean Baptiste Pierre Antoine de Monet, caballero de Lamarck

Naturalista francés nacido en Bazentin el 1 de agosto de 1.744 y muerto el 18 de abril de 1.829. De familia señorial poco acomodada, y siendo uno de los hermanos menores, fue destinado por su padre para el estado eclesiástico comenzando sus estudios en el colegio de los Jesuitas de Amiens. A los 16 años, habiendo fallecido su padre, abandonó sus estudios para dedicarse a la carrera de las armas, debutando brillantemente en la campaña de 1.761, pero un accidente sufrido después de la paz le obligó a renunciar a su carrera.

Por la eximia pensión alimentaria que le correspondió, tuvo que entrar a trabajar en el despacho de un banquero, comenzando al mismo tiempo la carrera de medicina.

Pasados diez años se dio a conocer por una obra concebida sobre una nueva perspectiva. Propuso para la flora francesa un modo de distribución tal que cualquier lector, incluso sin preparación previa, podía asignar los caracteres de cada planta. Su método consistía en establecer categorías que se resolvían siempre con un si o un no, de manera que el alumno solo tenía que decidir entre dos condiciones bien precisas. Es decir, ideó el método dicotómico para la determinación de las plantas.

Su protector Buffon hizo imprimir en 1.778 la Flora Francesa en la imprenta real, logró que le admitieran en la Academia de Ciencias en la sección de botánica, y le proporcionó un guía, su hijo, con una comisión de botánico del Rey encargado de visitar los jardines y gabinetes botánicos extranjeros y entablar correspondencia con el museo de Paris. En 1.781 y 1.782 recorrieron juntos Holanda, Alemania y Hungría, donde hizo amistad con Gleditsch, Jacquin y Murray.

A la vuelta comenzó la publicación de su Diccionario de Botánica y la Ilustración de géneros, ayudado por Poiret, Sarigny y De Candolle, que formó parte de la Enciclopedia Metódica publicada en 1.785.

El sucesor de Buffon, Labillardière, consiguió para él la plaza de guarda de los herbarios del gabinete del rey, en el Jardín de Plantas, y posteriormente por una reorganización de ese instituto, tuvo que encargarse de la cátedra de “historia de los animales de sangre blanca” que ocupó hasta su muerte. Se vio obligado a empezar el estudio de los animales a la edad de 49 años. En 1.809 publicó de su Filosofía Zoológica, obra de pequeña extensión, en la que expuso sus ideas sobre la evolución de los animales bajo el principio de adaptación al medio ambiente. Fue uno de los principales precursores de la teoría de la evolución que impulsó Darwin años mas tarde.

Entre 1.815 y 1,822 publicó los siete volúmenes de su libro Historia de los animales sin vertebras, siendo él quien denominó por primera vez animales sin vértebras, o invertebrados, a los animales de sangre blanca.

Sus ojos le dejaban percibir vagamente las partes delicadas de sus objetos, y finalmente perdió totalmente la vista. Su última obra la dictó a su hija, que se encargó de endulzar sus últimos momentos.

Apolo y Clitia

Verruguera, verrucaria, tornasol. Heliotropium europaeum  L. 

En la mitología clásica esta planta fue dedicada a Apolo. Cuenta el mito que ese dios abandonó a su amante Clitia o Clitye, hija de Océano y de Tetis, por su hermana Leucotea. Clitia, celosa, ordenó la muerte de Leucotea, pero con ello no recobró el amor de Apolo. Abatida y arrepentida de su traición se echó en la tierra, con el cabello suelto y con la mirada en el sol, se dejó morir de hambre.  Apolo, consternado la transformó en heliotropo, o tornasol de los griegos, planta que siempre gira hacia su bien amado el sol como si del mismo Apolo se tratara, recordando de esta manera ese amor desgraciado.

Y dentro de las leyendas populares, cuenta Andrés Laguna que si se hacía una raya con el tallo de esta planta alrededor de alguna serpiente, no saldría de ese círculo y moriría si le echáramos la hierba o el agua en la que hubiera estado a remojo.

También nos cuenta Paracelso que magnetizando a una sonámbula y dándole una flor con su tallo, adquirirá una extraordinaria visión orgánica interna (metagnosis) y poseerá además una facultad especial para la interpretación de los sueños y hacer vaticinios.